El cielo sube / L’arbre de les cireres

Después de sorprendernos ayer con un cine urbano y experimental, el «joven autodidacta» (Riambau citando a Jordà) Marc Recha comienza a huir de L’Hospitalet y «la aluminosis» del alma y se interna en los paisajes, en su progresiva representación, algo árida, de una naturaleza roussoniana, de Jean-Jacques y también de Henri le douanière: El cielo sube (con la elegancia fluida de Ona Planas, como en los rushes de L’etoile mysterieuse) y L’arbre de les cireres. Ya llegaremos al sonido de las chicharras.

Me permito citar a Joaquim Jordà para definir a Marc recha como un joven autodidacta en la época» Esteve Riambau